El descenso en canoas de río guarda gran similitud con el rafting, tanto por el equipamiento como por el tipo de embarcación, aunque en este caso el tamaño de la barca es más reducido. Solo dos o tres ocupantes la dirigen con sus paladas.                                                      

Otra diferencia destacada es que al hacer el descenso, el monitor realiza la seguridad en una piragua de aguas bravas siempre al lado de las canoas.

Las canoas de río ofrecen un contacto más directo con el agua y con las técnicas de navegación. ¡Atrévete con esta nueva modalidad!

El tramo que se realiza es de 8 km (Llavorsí-Gulleri).

El precio: 46 € por persona.

Al igual que en resto de actividades acuáticas, es imprescindible saber nadar.

La edad mínima para poder realizar esta actividad es de 16 años, pero puede haber variaciones en función del caudal del río, de la corpulencia del/ de la niño/a, de la valoración del monitor, etc.